martes, 29 de mayo de 2007

Boulot.métro.dodo

El metro en Tokyo... ¿no se parece acaso al nuestro en el D.F.?


Cartel en una oficina pública francesa. Traducción "Lo siento, mucho trabajo"

¿Y quién puede decir que nunca se ha echado "una pestañita" en el metro?




Grafitti en el metro de París.




Ante la avalancha de preguntas de mis ávidos lectores sobre el por qué del título de este blog (Boulot.métro.dodo), les comento lo siguiente:
En los inicios, era el caos... (es broma). Bueno, el chiste es que, cuando por fin entendí qué era un blog y me decidí a crear el mío, el primer problema que se presentó fue el título. Deseaba un título que tuviese qué ver conmigo, más no que fuese mi nombre. ¿Qué podría ser? Deseaba algo que sintetizara mi forma de vida, mis gustos, mis inquietudes, y al mismo tiempo fuese original. Inmediatamente se me vino a la mente la famosa frase que utilizan los parisinos para referirse a su "day-to-day": Boulot-métro-dodo. Y pues presta, busqué que no hubiera sido previamente utilizada en blogger y estuviese disponible y ¡oh sorpresa! ¡qué suerte! ¡pero qué ingenio el mío! lo estaba. Pues claro que lo estaba. So... bruta. Qué felicidad, qué emoción. Comencé mi primera entrada. Con muchos problemas. De hecho, aún los tengo. Y seguí unas cuantas veces más, escribiendo tonterías, pegando fotos, hasta que un buen día se me ocurrió buscar blogs parecidos o similares y ¿qué encontré? Pues que mi francés es un desastre y que no se dice "boulot-métro-dodo", sino "métro-boulot-dodo". Claro, de este mismo hay 1970 coincidencias si uno se pone a buscar como debe. En fin... lo bueno del caso es que me permitió tener un nombre de blog único y bueno, en síntesis es lo mismo: la vida diaria, donde el tiempo es un lujo, la rutina una obligación y el trabajo es una necesidad. Métro es el metro, transporte neurálgico de los parisinos (y de los defeños también), Boulot es la chamba, esa a la que vamos todos los días y donde cumplimos con un horario establecido por un sueldo determinado, la mayor parte de las veces sin satisfacer nuestras expectativas y Dodo es dormir, lo que hacemos al final del día, por pocas horas y sin mucho descanso en realidad (¿se acuerdan del Sargento Dodo? ése que siempre se estaba durmiendo). Así es la vida de muchos parisinos, igual que la vida de muchos defeños, triste, rutinaria, con mucho tiempo perdido en transporte y con tan poco tiempo para disfrutar nuestra hermosa ciudad...!
En fin, por último, va la definición según Wilkipedia:

« Métro, boulot, dodo » est une expression inspirée d'un vers de Pierre Béarn, censé représenter le rythme quotidien des Parisiens, ou plus généralement des citadins :
« métro » : trajet en métro le matin,
« boulot » : journée de travail,
« dodo » : retour au domicile et nuit de sommeil.

Extrait du poème:
...
« Au déboulé garçon pointe ton numéro

Pour gagner ainsi le salaire
D'un morne jour utilitaire
Métro, boulot, bistro, mégots, dodo, zéro »
...

¿Qué les parece?

miércoles, 23 de mayo de 2007

¡Otra vez al zócalo en domingo...


... pero esta vez a ver a Shakira! Sí!!!!! Viva!!!! No tendré que pagar los $1500 que costaba el boleto, ahora podré verla gratis!!!!! Qué maravilla. Además, como es domingo de final y los hombres que son taaaaaaaaan hombres cuando de fut se trata, se quedarán en casa y en bares a echarle porras a sus Aguiluchas o a sus Tuzos (¿qué será "tuzo"? ¿por qué les dirán así? ¿sus hijos serán "tuzitos" y sus mujeres "tuzas"?). Me encanta la idea, pues eso quiere decir un zócalo más libre. Y qué mejor lugar para que Shakira canta y mueva su pancita y nosotros podamos visitar la expo de San Ildefonso, al dios Murciélago que está en el Templo Mayor (sí, mucho Egipto, y de los aztecas nada, verdad?) y ¿por qué no? ir a comer algo exótico con Don Chon o de perdis unas enchiladitas en el Café Tacuba... me encanta mi fin de semana... yupi!!!

sábado, 19 de mayo de 2007

TT 39

La tumba en 2005, inicio de la restauración

Angelina, haciendo lo que sabe hacer


Luego de varios meses sin asistir a las conferencias y sin tener contacto con nuestros amigos de la Sociedad Mexicana de Egiptología, por fin acudimos anoche a la presentación de los avances de los trabajos de restauración de la TT 39 (Theban Tomb, por sus siglas en inglés), en la que participan nuestros queridísimos Gaby, Félix, Licha y Angelina. Gaby como siempre, es un lujo. Esa pasión que tiene por Egipto y su facilidad para contagiarla y transmitir, en algo que parece una charla informal pero que contiene una cantidad increíble de información sólo propia de una erudita, nos hechizó. Después de la 3a temporada los avances son grandiosos y la tumba ha demostrado ser una verdadera joya. No en balde su dueño, Pui Em Ra, fue una persona tan importante en una época tan esplendorosa de Egipto: el reinado de la faraón Hatshepsut. Y no en balde Gaby persiguió el proyecto y no se amedrentó con las largas que le daba el gobierno Egipcio. Ahora la restauración es una realidad y nuestros amigos ya han pasado a la historia como la primera misión mexicana que tiene a su cargo un proyecto de restauración en Egipto. Egipto, como dice Gaby, el sueño de cualquier arquéologo. Y ser parte del inmenso grupo de amigos de Gaby y Félix es el sueño de cualquier persona. Gaby con su cultura, su dulzura, su don de gente y su eterna hospitalidad. Félix con su chispa, su curiosidad, su adicción a las compras de objetos egipcios, su enorme biblioteca y sus espléndidas fotos. ¡Qué afortunados somos !
http://www.jornada.unam.mx/2007/05/19/index.php?section=cultura&article=a07n1cul

viernes, 18 de mayo de 2007

Querido Diario



Nunca tuve un diario hasta hace unos cuantos años. En realidad, no es un diario, es más bien como un carnet de acontecimientos que me sirve para lo que me gusta: escribir. Y lo digo en el sentido literal, escribir, con pluma fuente en un cuaderno de hojas tipo pergamino con pasta de cuero. Eso me encanta, siempre me ha encantado. Tengo una colección modesta de plumas fuentes, de todo tipo, Bic de plástico (sí, hay Bic fuentes), Mont Blanc de oro, plumas literalmente arrancadas de la cola de algún pájaro que tal vez ahora tenga problemas para elevar el vuelo, y plumas con borreguitos dormidos y demás ridiculeces. Tengo frascos de tintas de diferentes colores, marcas y viscosidades. También tengo mi colección de cuadernos. De hojas blancas la mayoría, pero también con raya y cuadros. Cosidos la mayoría y de diferentes tamaños y pastas. Me encantan. Tengo la mala costumbre de estrenarlos todos y luego botarlos. De repente los abro, los huelo, los toco y tomo una de mis tantas plumas, la remojo en alguno de mis tantos tinteros y escribo cualquier cantidad de tonterías. Que si hoy hace sol, que si la lista del super, que si mi nombre con letra palmer o con mi letra cursi y garigoleada. Siento un placer que no puedo describir cuando la tinta fluye. Ya estoy entrenada: distingo perfectamente calidades de tintas y de puntos. También sé cuando un cuaderno se marca o se mancha. Mis dedos normalmente se manchan, mi ropa a veces, el edredón de mi cama, casi siempre, porque claro, me gusta escribir no sobre un escritorio, sino, sobre la cama. Pero bueno, volviendo a lo del diario, lo que quería decir es que no es un diario en el estricto sentido de la palabra, pero sí es un diario en el sentido de que lo guardo aparte y no lo lee nadie (al menos eso creo). Es mío y es íntimo, aunque lo íntimo se refiera a kilos de naranjas y focos ahorradores de energía.
Ahora llego al blog. ¿Es el blog en el estricto sentido de la palabra un diario? Literalmente, es una bitácora. Pero una bitácora es más relacionada con hechos en el tiempo. Lo que he leído en los diferentes blogs, ahora que me he vuelto un poco adicta (lo confieso) es que son pensamientos, ideas, situaciones, hechos de diferentes personas para ser leídos por otras personas. Entonces se pierde la intimidad. Pero sin embargo, he visto que escribimos cosas íntimas también. Cosas que tal vez no confesamos de viva voz a nuestros amigos o familia pero que sí nos atrevemos a escribir en un espacio público donde no tenemos la certeza de cuánta o qué tipo de gente nos leerá, o si acaso alguien nos leerá. ¿Por qué será? ¿es el fenómeno Tunick? algo así como que no nos da pena encuerarnos en el anonimato igual que no nos da pena encuerar nuestra mente y nuestro corazón en el anonimato de la realidad virtual?

domingo, 13 de mayo de 2007

Felicidades en tus 80, pá...

... donde quiera que estés. Te extrañamos.

¡¡¡Por fin volvió Jetix!!!! Ya podemos ver a los Power Rangers nuevamente !

Esos jóvenes ninjas, que encarnan el poder de los 4 elementos, trabajando para la policía, cuyo comandante es un perro... son divertidos y socialmente incluyentes, pues nunca faltan negros, asiáticos y mujeres, entre sus super héroes. Luchan contra el mal transformándose en super robots como aquellos contra los que luchaba Ultraman... un deleite japonés. Disfrútenlos!

sábado, 12 de mayo de 2007

Addicted to Mexico City

Tengo otro blog... y así se llama. Adicta a la Ciudad de México. Y me pregunto por qué. ¿Por qué soy adicta a esta ciudad? Sucia, contaminada, sobrepoblada, conflictiva, enorme, con grafittis, con vendedores ambulantes, con los poderes de la Federación... ¿qué es entonces lo que me hace adicta a esta ciudad? ¿serán los amaneceres nebulosos, con la ciudad perezosa, las montañas que se asoman? ¿serán los templos prehispánicos que conviven con edificios coloniales y desarrollos contemporáneos? ¿será la adrenalina que provoca el vivir en un lugar en el que en cualquier momento puede temblar, y fuerte? ¿que en cualquier momento puede estallar un conflicto social? ¿o una persecución policiaca? ¿o una balacera con narcos involucrados? ¿o un paseo de "misses"? Un lugar en el que hay tanto museos como avenidas, parques como circuitos, arte urbano con arte contemporáneo, un lugar en el que conviven pinos con palmeras y millonarios con desahuciados, un lugar con vida, un lugar en el que no importa si estamos o hacemos, un lugar con vida propia. Un lugar, una ciudad, con colores, con olores, con sabores, con personalidad propia, una ciudad que cala, que no se olvida, una ciudad que odias o amas, una ciudad que existe per sé, no por los que vivimos en ella, una ciudad viva... esta ciudad.

jueves, 10 de mayo de 2007

Del encuere y la igualdad



Que lo de Tunick fue un exitazo. Que la sociedad defeña ya está a la altura de Barcelona, de Nueva York, y de otras capitales mundiales. Que todo sucedió en el mejor de los órdenes, sin morbo, sin contratiempos. Que las autoridades civiles y eclesiásticas se portaron a la altura. Todo éso se dijo. Lo que no sé si se dijo es que ¡qué bárbaros! ¡qué prisa por encuerarnos tenemos los defeños! Nomás llega un gringo pidiendo el zócalo y ahí va todo mundo a encuerarse feliz de la vida. Gordos, gordas, cincuentones pelones y cuarentonas celulíticas, todo mundo se quitó la ropa. Que si todos somos iguales en cueros, pues no, como decía mi abuela, hay clases sociales. Y se nota. Se nota en los pubis femeninos depilados y en los cuerpos bronceados en camas de spa. Se nota en la variedad de tatuajes y en las "bubis" de silicón. Se nota en los cuerpos esculpidos en gimnasios y en las cejas bordadas. Se nota, claro que se nota. Pero independientemente de ello, a todos les urge encuerarse. ¿Por qué será? ¿será Felipe, será Norberto, será la despenalización del aborto o las sociedades de convivencia, será la APPO, será Televisa, o qué será que nos hace destaparnos así como así?

Las señoritas de 100 años


Aquí están. Son famosas. Se dicen señoritas y aunque nacieron en Francia, viven en Nueva York. Están desnudas y en grupo, pero nunca posaron para Tunick. Son sensuales pero al mismo tiempo parecen concentrarse en pensamientos más profundos. Ya no son jóvenes, han cumplido 100 años. 100 años de vida. 100 años de polémica. 100 años de atención. Están acostumbradas a ser motivo de comentarios. De críticas. Están acostumbradas a causar sorpresa, a ser observadas centímetro a centímetro en su desnudez. Y no por éso dejan de ser sensuales. Y éso que no han cambiado en 100 años. No han envejecido. Pero nosotros, ¿qué hemos hecho en estos 100 años? ¿es que el arte realmente ha caminado 100 años? ¿es que ha surgido alguna otra obra que merezca comentarios dentro de 100 años? ¿hemos realmente evolucionado? ¿el arte, ha evolucionado? ¿o son sólo circunvoluciones?

domingo, 6 de mayo de 2007

Nos levantamos temprano en domingo y fuimos al centro...





...que estaba delicioso, fresco, limpio, con una hermosa luz al amanecer... valió la pena.

viernes, 4 de mayo de 2007

´¡Ya llegó Spidey!


... y todavía no conseguimos boletos para la función!!!

jueves, 3 de mayo de 2007

Un Beta en la cuna


Aunque el título suene a novela de Huxley o de Bradbury, es la realidad. He comprado una planta llamada Cuna de Moisés que se encuentra en un jarrón donde vive un pez Beta. Increíble, al menos para mí. Inadmisible para los que luchan por los derechos de los animales. Kitsch para los que opinan de arte. Extraño, para mí. Es la primera vez, en mis años de vida, que me atrevo a comprar un animalito, en este caso, un pez. Lo vi y me gustó, a pesar de esas piedrecitas rosas y ese envoltorio rojo con pintas blancas que semejan copos de nieve. La pregunta es ¿y ahora qué hago? Por lo pronto supongo que desfacer el entuerto y mudar al pobre pez para que tenga una vida más digna, en una pecera decente y con comida para pez. Luego, no sé.