sábado, 12 de mayo de 2007

Addicted to Mexico City

Tengo otro blog... y así se llama. Adicta a la Ciudad de México. Y me pregunto por qué. ¿Por qué soy adicta a esta ciudad? Sucia, contaminada, sobrepoblada, conflictiva, enorme, con grafittis, con vendedores ambulantes, con los poderes de la Federación... ¿qué es entonces lo que me hace adicta a esta ciudad? ¿serán los amaneceres nebulosos, con la ciudad perezosa, las montañas que se asoman? ¿serán los templos prehispánicos que conviven con edificios coloniales y desarrollos contemporáneos? ¿será la adrenalina que provoca el vivir en un lugar en el que en cualquier momento puede temblar, y fuerte? ¿que en cualquier momento puede estallar un conflicto social? ¿o una persecución policiaca? ¿o una balacera con narcos involucrados? ¿o un paseo de "misses"? Un lugar en el que hay tanto museos como avenidas, parques como circuitos, arte urbano con arte contemporáneo, un lugar en el que conviven pinos con palmeras y millonarios con desahuciados, un lugar con vida, un lugar en el que no importa si estamos o hacemos, un lugar con vida propia. Un lugar, una ciudad, con colores, con olores, con sabores, con personalidad propia, una ciudad que cala, que no se olvida, una ciudad que odias o amas, una ciudad que existe per sé, no por los que vivimos en ella, una ciudad viva... esta ciudad.

1 comentario:

Luis Alberto dijo...

Hola:

Como te comenté, hay que ser adictos a México, no sólo a la Ciudad de México.
Todo México es nuestro México.
Publica las fotos.
bye.