viernes, 18 de mayo de 2007

Querido Diario



Nunca tuve un diario hasta hace unos cuantos años. En realidad, no es un diario, es más bien como un carnet de acontecimientos que me sirve para lo que me gusta: escribir. Y lo digo en el sentido literal, escribir, con pluma fuente en un cuaderno de hojas tipo pergamino con pasta de cuero. Eso me encanta, siempre me ha encantado. Tengo una colección modesta de plumas fuentes, de todo tipo, Bic de plástico (sí, hay Bic fuentes), Mont Blanc de oro, plumas literalmente arrancadas de la cola de algún pájaro que tal vez ahora tenga problemas para elevar el vuelo, y plumas con borreguitos dormidos y demás ridiculeces. Tengo frascos de tintas de diferentes colores, marcas y viscosidades. También tengo mi colección de cuadernos. De hojas blancas la mayoría, pero también con raya y cuadros. Cosidos la mayoría y de diferentes tamaños y pastas. Me encantan. Tengo la mala costumbre de estrenarlos todos y luego botarlos. De repente los abro, los huelo, los toco y tomo una de mis tantas plumas, la remojo en alguno de mis tantos tinteros y escribo cualquier cantidad de tonterías. Que si hoy hace sol, que si la lista del super, que si mi nombre con letra palmer o con mi letra cursi y garigoleada. Siento un placer que no puedo describir cuando la tinta fluye. Ya estoy entrenada: distingo perfectamente calidades de tintas y de puntos. También sé cuando un cuaderno se marca o se mancha. Mis dedos normalmente se manchan, mi ropa a veces, el edredón de mi cama, casi siempre, porque claro, me gusta escribir no sobre un escritorio, sino, sobre la cama. Pero bueno, volviendo a lo del diario, lo que quería decir es que no es un diario en el estricto sentido de la palabra, pero sí es un diario en el sentido de que lo guardo aparte y no lo lee nadie (al menos eso creo). Es mío y es íntimo, aunque lo íntimo se refiera a kilos de naranjas y focos ahorradores de energía.
Ahora llego al blog. ¿Es el blog en el estricto sentido de la palabra un diario? Literalmente, es una bitácora. Pero una bitácora es más relacionada con hechos en el tiempo. Lo que he leído en los diferentes blogs, ahora que me he vuelto un poco adicta (lo confieso) es que son pensamientos, ideas, situaciones, hechos de diferentes personas para ser leídos por otras personas. Entonces se pierde la intimidad. Pero sin embargo, he visto que escribimos cosas íntimas también. Cosas que tal vez no confesamos de viva voz a nuestros amigos o familia pero que sí nos atrevemos a escribir en un espacio público donde no tenemos la certeza de cuánta o qué tipo de gente nos leerá, o si acaso alguien nos leerá. ¿Por qué será? ¿es el fenómeno Tunick? algo así como que no nos da pena encuerarnos en el anonimato igual que no nos da pena encuerar nuestra mente y nuestro corazón en el anonimato de la realidad virtual?

3 comentarios:

Luis Alberto dijo...

Roxana:

A mí también me gustan las plumas fuente, y me gustaría llevar un diario, sólo que tengo una letra pésima y no logro ordenar mis ideas.
Felicidades por tu claridad de pensamiento y por tener tiempo y ganas de escribir, en diarios o blogs.

NORMA ASCENCIO dijo...

ay... yo acabo de "matar" mi blog personal, por sugerencia de mi abogangster, para que el futuro EX no se valga de todo lo que escribí durante más de 4 años.

sentí tan feo borrarlo, pero fue también una catarsis... un borrón y cuenta nueva.

...

por otro lado, entiendo perfecto tu pasión por las plumas, tintas y libretas, la comparto, aunque tristemente no puedo darme esos gustos por el momento. hubo un tiempo en que yo misma hacia mis libretas, pero al terminarlas me costaba muchísimo estrenarlas... quizá por afearlas con mi pésima caligrafia de zurda hecha diestra.

bueno, y que pluma me recomiendas? (no una mont blanc! $$$)

saludos

Darth Tater dijo...

Hola Nor, bienvenida,

Pues sí, éso de quemar las naves es una catarsis, como darte una segunda oportunidad de hacer y vivir tu vida...

Por otro lado, puedes comenzar con las plumas fuente Inoxcrom, que son aún más baratas que las Bic fuentes y son de cartucho. Prueba con ellas y si te gusta, síguete con una Lamy que ya cuestan un poquito más y tienen lindos diseños. También las de Agata Ruiz de la Prada son lindas y puedes dejarlas olvidadas en el banco sin remordimientos.

Saludos!