martes, 29 de mayo de 2007

Boulot.métro.dodo

El metro en Tokyo... ¿no se parece acaso al nuestro en el D.F.?


Cartel en una oficina pública francesa. Traducción "Lo siento, mucho trabajo"

¿Y quién puede decir que nunca se ha echado "una pestañita" en el metro?




Grafitti en el metro de París.




Ante la avalancha de preguntas de mis ávidos lectores sobre el por qué del título de este blog (Boulot.métro.dodo), les comento lo siguiente:
En los inicios, era el caos... (es broma). Bueno, el chiste es que, cuando por fin entendí qué era un blog y me decidí a crear el mío, el primer problema que se presentó fue el título. Deseaba un título que tuviese qué ver conmigo, más no que fuese mi nombre. ¿Qué podría ser? Deseaba algo que sintetizara mi forma de vida, mis gustos, mis inquietudes, y al mismo tiempo fuese original. Inmediatamente se me vino a la mente la famosa frase que utilizan los parisinos para referirse a su "day-to-day": Boulot-métro-dodo. Y pues presta, busqué que no hubiera sido previamente utilizada en blogger y estuviese disponible y ¡oh sorpresa! ¡qué suerte! ¡pero qué ingenio el mío! lo estaba. Pues claro que lo estaba. So... bruta. Qué felicidad, qué emoción. Comencé mi primera entrada. Con muchos problemas. De hecho, aún los tengo. Y seguí unas cuantas veces más, escribiendo tonterías, pegando fotos, hasta que un buen día se me ocurrió buscar blogs parecidos o similares y ¿qué encontré? Pues que mi francés es un desastre y que no se dice "boulot-métro-dodo", sino "métro-boulot-dodo". Claro, de este mismo hay 1970 coincidencias si uno se pone a buscar como debe. En fin... lo bueno del caso es que me permitió tener un nombre de blog único y bueno, en síntesis es lo mismo: la vida diaria, donde el tiempo es un lujo, la rutina una obligación y el trabajo es una necesidad. Métro es el metro, transporte neurálgico de los parisinos (y de los defeños también), Boulot es la chamba, esa a la que vamos todos los días y donde cumplimos con un horario establecido por un sueldo determinado, la mayor parte de las veces sin satisfacer nuestras expectativas y Dodo es dormir, lo que hacemos al final del día, por pocas horas y sin mucho descanso en realidad (¿se acuerdan del Sargento Dodo? ése que siempre se estaba durmiendo). Así es la vida de muchos parisinos, igual que la vida de muchos defeños, triste, rutinaria, con mucho tiempo perdido en transporte y con tan poco tiempo para disfrutar nuestra hermosa ciudad...!
En fin, por último, va la definición según Wilkipedia:

« Métro, boulot, dodo » est une expression inspirée d'un vers de Pierre Béarn, censé représenter le rythme quotidien des Parisiens, ou plus généralement des citadins :
« métro » : trajet en métro le matin,
« boulot » : journée de travail,
« dodo » : retour au domicile et nuit de sommeil.

Extrait du poème:
...
« Au déboulé garçon pointe ton numéro

Pour gagner ainsi le salaire
D'un morne jour utilitaire
Métro, boulot, bistro, mégots, dodo, zéro »
...

¿Qué les parece?

6 comentarios:

odette farrell dijo...

Me encantó aún más el título de tu blog después de oir tu explicación

odette farrell dijo...

Hey, he checado diario tu blog...escribe!
pues me encanta leerte!

Odette

PS: Y por qué no fuiste al Olmedo? :(

Anónimo dijo...

Rox.
Cuesta mucho trabajo opinar en tu nuevo y light blog.
Un saludo.

Nefer dijo...

Me gusto mucho tu post y buen nombre para el blog, salu2

brunice dijo...

Si... Como defeño te entiendo... Espero que no te moleste que cite una de tus frases en un trabajo, no es nada lucrativo, pero me agrado bastante: "la vida diaria, donde el tiempo es un lujo, la rutina una obligación y el trabajo es una necesidad"

Gracias

Darth Tater dijo...

Brunice,

OOOOOOH, un visitante después de añooooos... gracias, you made my day. Ya no tengo muchos temas qué "postear", ¿o será que nunca los he tenido y sólo escribía a lo baboso? Tal vez. De cualquier modo este texto sigue vigente y más aún en esta crisis donde, pese a todo, no veo que valoremos más nuestro trabajo sino que nos aferramos más a él, no crees?
Gracias por la visita. Sigo aquí y sigo viva.