martes, 24 de junio de 2008

Tenochtitlan reloaded

Hoy fue un día especial... camino al trabajo, a las 7:15 de la mañana, en pleno tráfico de Constituyentes, de repente veo un enorme pájaro volar hacia donde yo estoy. Fijo mi atención y resulta ser un águila enorme, que luego se posó en una de las ventanas de un alto edificio de cristal y acero. Lo tomé como una señal. Sin nopal, sin serpiente y sin lago, con los elementos actuales: tráfico vehicular, edificios modernos y jungla de asfalto. La misma ave. Ahora me siento mejor. Es una señal. Lo sé.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Rox:

¿No sería el águila de Serfín siguiéndote para cobrar?

RED SHOES GIRL dijo...

jajaja yo vivo por Constituyentes!

Nefer dijo...

O un mensaje... :) no has leído la Profecía Celestina de James Redfield?
Para novela, te la recomiendo :)