lunes, 29 de octubre de 2007

DF: I love you!






Ayer fuimos al Centro. Es una chulada verlo ahora limpio de comerciantes ambulantes (El Carnal a los Pinos!!!!!). Estaba haciendo un frío delachi pero ¡cómo gozamos la caminata! Y el desayuno que tomamos en el Cardenal (este blog parece de recetas de cocina porque nomás hablo de comida) estuvo de antología: un chocolatito caliente y azucarado, con espumita, una deliciosa concha calientita y un platote de natas para comenzar. Sí, un platote de natas que me causaron agruras, pero cómo las gocé. Y claro, luego un par de cafecitos, un juguito de nopal con apio y piña (dietético, of course!) y un huarache con arrachera y frijolitos negros...mmmm.... soy una panzona, lo sé, pero ¡ah, cómo lo saborée! Y luego una caminata para bajar el desayuno... El Templo Mayor estaba a reventar, así que mejor entramos al Palacio del Arzobispado y ¡qué maravilla! Tiene un patio memorable y la mejor vista es desde el baño de mujeres, que por cierto está muy limpio. Hay una exposición de "pago en especie" y por lo que entendí, los artistas plásticos en lugar de pagar impuestos mejor donan obras... mira qué bien. A ver cuándo el resto de los mortales podemos pagar en especie. ¿Qué tal si les doy clases de inglés a los polis que ahí cuidan pa' que traten con los turistas? ¿a mí también me van a perdonar los impuestos? Bueno, el chiste es que vale la pena el museo y vale la pena la exposición. Pero lo que más vale la pena es pasearse por este hermosísimo Centro Histórico de esta maravillosa Ciudad de los Palacios... ¡la ciudad más hermosa del mundo! ¡mi ciudad favorita! ¡la ciudad con la mejor cocina del mundo! DF: I love you!!!!!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No es cierto.
Ayer estuve en el Centro y el Eje Central está lleno de ambulantes.

¿Qué está en el segundo cuadro?

ºÉl (Ricardo Árbol) dijo...

Yo Tambor de Hojalata, maestra.


Yo si voto por el carnal, que peje ni que sus pisos de segunda.

odette farrell dijo...

La calle de Moneda es una belleza....yo cuando iba a dibujar a San Carlos la gozaba en la mañanita antes que llegaran los ambulantes.

Sin embargo no puedo decir que esté enamorada del D.F., es una ciudad terrible en muchos aspectos...

Miss Neumann dijo...

Sin duda tenemos cosas hermosas, es cuestion de aguantarse el tráfico y valorar!