sábado, 29 de septiembre de 2007

¿Dieta?... ¡¿y yo por que?!

Pues na'a que contra mi costumbre, y gracias al bloqueo de mi American Express, ya no he comido cada semana en un restaurante diferente, sino cada dos semanas, lo cual me ha hecho sentir que cada comida es especial, a diferencia de antes. Igual y si comiera fuera sólo una vez al mes, o una vez al año, apreciaría más las enchiladas suizas de Sanborns o los pozoles de Toño.... no sé. Por lo pronto, mi penúltima comida fue en un lugar... mmm.... me acuerdo y me da hambre.... Al Andaluz, se llama y está en Santa Fe... mmm... esos taquitos como-se-llamen de carne de cordero, mmmm, ese jocoque...mmm.... se me hace agua a la boca... ¡delicioso! se los recomiendo.
Y hoy pues fui a comer a un restaurante que, como lo habían anunciado mucho (en el Reforma, en el Chilango, etc.) no me daba confianza. Pero bueno, está a media cuadra de mi casa, y como en esta ciudad no cualquiera puede darse el lujo de ir a un restaurante respetable a pie, pues fui. Obvio, llevé botas y paraguas, que de nada me sirvieron porque de regreso un jijo-del-mais pasó a toda velocidad sobre un charco y me mojó mis pantalones nuevos DKNY.... pero bueno...
En fin, a lo que voy es que comí algo de lo más extraño: sopecitos de chorizo con caracoles... ajá, con caracoles. Bueno, es de esperarse que si el restaurante en cuestión está a media cuadra de mi casa y se siente con nombre de santa en una colonia con nombre de desagüe, tendría que tener en sus ingredientes principales: eucaliptos, alacranes, caracoles, ónix y otros. Así de ecléctica es mi colonia. Al lado están los tacos Polo que creo que son de suadero y que aunque huelen siempre a aceite quemado, deben estar buenérrimos pues ya hasta pusieron mesas, ¡y subieron a 10 el taco! También están los mariscos, hay unas quesadillas de pescado muy buenas pero eso sí, hay que esperar que la lona no filtre porque después de las 3, cualquier coctel termina siendo sopa... y no tienen vino, solo chelas.... nimodo. No hablé de las pizzas a la leña y del otro restaurante nomás porque siempre está lleno de chavos hiperlactantes y nos da flojera ir, pero la verdad, su clericot está bueno y hay una berejena "superbe"....
p.d. mejor voy a cenar, estos posts de comida nomás muestran que de dieta cero y que la carne es débil... nimodo....

1 comentario:

ºÉl (Ricardo Árbol) dijo...

Cuando la tripa llama Polnaco responde.